domingo, 28 de febrero de 2021

ECOS DE LA SABANA nº 122


                                                                                                                          Sábado 27 Febrero 2021

Binta y la gran idea

El cortometraje que os propongo en esta ocasión es todo un regalo. Es verdad que ya tiene más de 15 años pero me parece muy bonito y de gran actualidad. Cuenta una historia breve, pero profunda. Es la historia de África, pero también es la historia de Europa. Es la historia de los negros y de los blancos. Y está contada por alguien muy especial, Binta, una niña de una aldea senegalesa. Va a la escuela y sabe escribir y leer. Piensa en el futuro y le gustaría ser una mujer con responsabilidad. Su padre es pescador y su madre trabaja en el campo con otras mujeres, con las que comparte una cooperativa. Son una familia a la que le gusta relacionarse con los demás. Pero sobre todo son una familia que busca lo mejor para África. Binta tiene una prima, que se llama Soda, y que no tiene tanta suerte como ella porque no puede ir a la escuela. Binta y sus amigos están convencidos de que la única salida para la mujer africana es ir a la escuela. 

Suleyman es el amigo del padre de Binta y está encantado con los tubab, los hombres blancos de Europa. Continuamente está intentando convencer al padre de Binta de que todo lo que hacen lo hacen mejor que los africanos. Tanta es su insistencia y sus argumentos son tan claros, que el padre de Binta tiene una idea y decide ponerla en práctica. Su mujer afirma que está loco, pero es una gran idea.

¿Por qué ver Binta y la gran idea?

  • Porque de vez en cuando es bueno escuchar otra música diferente a la que escuchamos, oír otro idioma diferente al que oímos y desarrollar la imaginación como un niño. Este es un buen relato para disfrutar todo ello. 
  • Porque a menudo pensamos que a África se va a ayudar, que en África no hay recursos humanos para generar democracia y que es en África donde se genera odio y violencia. Esta película nos da otra imagen de ese maravilloso continente y de nosotros mismos. Y la imagen que nos devuelve nos puede sorprender.
  • Porque necesitamos finales que nos sorprendan y nos hagan sonreír y pensar. Se puede vivir en esquemas de solidaridad, pero mirar dentro de nosotros y ver lo que tenemos que cambiar para ser mejores también es importante.
  • Porque es interesante que darnos cuenta de que los grandes problemas están afectando a personas concretas de un lugar remoto, esto nos da una idea de lo que son las estructuras… y de cómo cambiarlas.
  • Porque tiene más de 80 premios, algunos de ellos de una categoría excepcional, además de una nominación a los Oscar.
  • Porque es una historia fácil de ver.

Para pensar

1. Suleyman le enseña al padre de Binta un reloj que da la alarma a las 12. ¿Qué pasa a las 12? ¿Qué crees que piensa en padre de Binta?

2. Hay una tesis en todo la película que puede ayudar a entender todo y tiene que ver con la manera de trabajar en la escuela. ¿Cuál es la primera lección que Binta recibe? ¿Cómo trabaja la madre de Binta? ¿Crees que tiene que ver con la Gran Idea?

3. En la película se juega mucho con la imaginación. De hecho, vemos que hay un teatro dentro de la película, como Shakespeare hacía metiendo un teatro dentro de la obra. ¿Qué intención crees que tiene esto? ¿Cómo afecta esto a la vida de Soda? ¿A quién va dirigida la obra de teatro y las frases que gritan los niños al final de la misma al padre de Soda?

4. El padre de Binta ha aprendido tres cosas de los tubab (blancos). Y las tres le han movido a tener una gran idea. ¿Qué tres cosas ha aprendido?

5. La película es una película para todos los públicos, pero los niños juegan un papel muy especial. ¿Recuerdas la escena de los colores?¿Qué color le gusta más a Binta? ¿Recuerdas la escena de la imaginación y los fuegos artificiales? ¿Qué piensas al final de ellos? ¿Hay algo que celebrar?

6. Reflexiona tranquilamente sobre la gran idea. ¿Lo es?

7. ¿Por qué los pájaros son animales hermosos?

Y aquí os dejo con esta frase para pensar:

Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o religión. La gente aprende a odiar, y si pueden aprender a odiar, pueden aprender a amar, pues el amor le viene más natural al corazón de la persona. Nelson Mandela

sábado, 20 de febrero de 2021

ECOS DE LA SABANA nº 121

PINCHANDO AQUI ARRIBA PODREIS VER EL VIDEO EN EL QUE FRANÇOIS, UN JAVERIANO CHADIANO, NOS HABLA DEL ORIGEN DE SU VOCACION Y DE SU PRESENCIA EN MARRUECOS.

Y PINCHANDO EN LOS DE ABAJO PODREIS VER EL PORQUE DE ESTA NUEVA COMUNIDAD JAVERIANA EN MARRUECOS Y DE SU TAREA ALLI.

 

sábado, 13 de febrero de 2021

FOTOS Y VIDEOS ECOS DE LA SABANA nº 120

 

PINCHA EN LA FOTO DE ARRIBA PARA VER EL ALBUM DE FOTOS 
Y EN LA DE ABAJO PARA VER LOS 2 VIDEOS DE MANOS UNIDAS



ECOS DE LA SABANA nº 120

Sábado 13 Febrero 2021

LOS QUE MUEREN DOS VECES

Las redes sociales han entrado de manera irrevocable en la marcha de la humanidad afectando profundamente nuestras costumbres. Se están imponiendo como medios de comunicación por excelencia de la globalización. Esa es una de sus mayores virtudes. El reverso de la medalla, sin embargo, es que son plataformas por las cuales se difunden cada vez más vídeos e imágenes obscenos y espantosos. Son literalmente canales por los que los seres humanos perdemos la humanidad y la dignidad. Y cuando toca a los fallecidos, es como si esos pobres cuerpos inertes que a muchos les gusta enviar y reenviar sin ningún respeto por esas víctimas ni por sus familiares, murieran por segunda vez.

Veamos. El 21 de octubre de 2016 tuvo lugar en Eséka, un territorio periférico de la región del Centro de Camerún, un accidente de tren, una catástrofe histórica en la que perecieron oficialmente unos ochenta viajeros. Entre ellos el misionario javeriano P. Carlo Girola, vicario de la Parroquia Jésus le Bon Pasteur de Oyom-Abang. Al poco tiempo de suceder el desastre ya pululaban en la web imágenes de cuerpos destrozados, otros amontonados los unos sobre los otros y otros yaciendo en un charco de sangre. Aquellas imágenes chocantes vinieron a aumentar el suplicio del duelo que ya superaba los límites de lo soportable. Esa poca consideración en el cuidado de los cuerpos humanos y su difusión irracional por las redes sociales  justificaron en parte el nacimiento, dos años más tarde, de la FOCAGI (Fundación Carlo Girola y otras víctimas del descarrilamiento de Eséka) cuyo objetivo principal es abogar por el respeto de la dignidad humana en situaciones siniestras, y más ampliamente en el cotidiano. Esta empresa implica una sensibilización no solo por el cambio de conducta en la vida real, sino también en el mundo virtual, el de las redes sociales.

A principios del mes de diciembre de 2020, la FOCAGI organizó una campaña de sensibilización en algunas agencias de viajes que registran importantes flujos de tránsito en la capital. La idea era anticipar los accidentes que suelen multiplicarse durante las fiestas navideñas. Esto no impidió que se repitieran las tragedias por las carreteras de Camerún en aquel periodo. En ningún momento este resurgimiento debe entenderse como señal de fracaso de la fundación, sino como señal de que la labor es inmensa, pero los obreros son pocos. Entre los accidentes aludidos detengámonos en dos que fueron particulares.

El 1º se produjo el 27 diciembre de 2020 y costó la vida a 37 personas y causó mas de 20 heridos, varios entre ellos graves. Este accidente se produjo en Ndikiminiki y fue el resultado de la colisión entre un autobús de transporte público y un camión. En realidad hubo un primer accidente entre el camión y un coche que no se señalizó y esto fue la causa del segundo accidente de un autobús que al acercarse  repentinamente al lugar del primer accidente hizo todo lo posible para evitar a las personas que se encontraban en la carretera intentando asistir a los accidentados. Total el autobús para evitarlos cayó por un barranco. Es triste darse cuenta que el segundo accidente, el que más muertos provocó, hubiera podido evitarse si la gente hubiera colocado ramas de árboles o matas de hierba, como es la costumbre en Camerún para indicar un peligro cercano, en ambas direcciones de la carretera para proteger la escena del accidente. Son pequeños gestos sencillos pero preciosos cuyo valor desconocemos hasta que semejante tragedia sucede.

El otro accidente tuvo lugar en Dschang, en el Oeste de Camerún, exactamente un mes después del mencionado arriba, en la noche del 26 al 27 de enero de 2021. Un autobús procedente de Douala con unos 80 pasajeros y que estaba ya cerca de su destino Dschang, chocó con un camión que transportaba gasolina ilegal que viene de Nigeria y se transporta en bidones y garrafas de todo tipo. El autobús se volcó de tal modo que el lado de los pasajeros y sus puertas quedaron contra el suelo, lo cual hizo casi imposible la posibilidad de escaparse. A los pocos segundos de volcarse ambos vehículos y gracias a la gasolina que se derramaba, esta explosionó y prendió fuego provocando 55 fallecidos, en su mayoría calcinados y 29 heridos muy graves.

En otra ocasión hablaré de este transporte de gasolina que es  ilegal y está prohibido, así como de la venta de esta gasolina de contrabando, que se encuentra en botellas o garrafas en el borde de las carreteras en la mayoría de nuestras ciudades y pueblos y que se vende a la vista de las fuerzas del orden que no dicen nada. Muchas son también las personas que se preguntaban cómo podía haber pasado este camión con productos ilegales y de contrabando,  tan peligrosos, delante de un control de policía frente al que tuvo que pasar justo unos kilómetros antes del accidente. Misterios difíciles de entender.

Es muy triste el descubrir la escena tan terrible en donde familias enteras desaparecieron y  perecieron a causa de la explosión y del gran incendio provocado por la gasolina, pero lo más triste es que apenas ocurrieron los accidente, otra vez no faltaron por las redes sociales imágenes y vídeos de cuerpos calcinados yaciendo en las cenizas. Un fenómeno deshumanizante que en muchas circunstancias duele más que el mismo duelo, porque el espectáculo de la tragedia es una segunda tragedia en la que mueren por segunda vez los fallecidos. A veces no nos imaginamos lo impactante y lo traumático que puede resultar el hecho de volver a encontrar por las redes sociales imágenes brutales de un accidente que sufrimos o en el que perdimos a un familiar. Se debe tomar esta cuestión muy en serio, de lo contrario terminaremos siendo seres miserables cuya dignidad puede cambiarse debido a un rápido toque en las redes sociales.      

 

Gils da Douanla

 

 

sábado, 6 de febrero de 2021

viernes, 5 de febrero de 2021

ECOS DE LA SABANA nº 119


Sábado 6 Febrero 2021

Conociendo un poco más Chad y sobre todo nuestra comunidad de Bitkine.

El 31 de agosto de 2019 los misioneros javerianos se instalaron en Bitkine y abrieron así una nueva presencia misionera en Chad, en el Vicariato Apostólico de Mongo. Son tres los misioneros javerianos que allí fueron enviados: Jesús Calero, español;  François Xavien Agung, indonesio y Antoine Ntabala, congoleño de la República Democrática del Congo. Esta nueva misión javeriana en la región llamada Guéra fue puesta bajo la protección de San Guido Maria Conforti, Fundador de los Misioneros Javerianos y de Santa Josefina Bakitha. Una religiosa de Sudán que fue secuestrada, por unos comerciantes de esclavos, cuando solo era una niña y apodada de forma irónica “Bakhita”, que significa “afortunada”. Al igual que ella, su hermana también fue secuestrada y desarraigada de su familia. Tuvo que salir forzosamente de su tierra, perdió su nombre y fue sometida a esclavitud y tortura. Pese a perder todo y a ser vendida a distintos amos que la maltrataron durante años, Bakhita conservó la inocencia y un corazón limpio. “Fui realmente afortunada, porque el nuevo patrón era un hombre bueno. No me maltrataba ni humillaba, algo que me parecía completamente irreal”, escribió Josefina en su diario con trece años, refiriéndose a la paz y tranquilidad que sintió por primera vez desde el comienzo de su pesadilla, al conocer a su quinto y último amo, el único que la trató bien. Bakhita viajó con él a Italia donde trabajó de niñera para después ingresar al noviciado del Instituto de las Hermanas de la Caridad, en Venecia. Allí supo que Dios le había dado fuerzas para poder soportar la esclavitud y fue bautizada como Josefina Margarita Afortunada. Ella es símbolo de África, por su origen; del absurdo del racismo, por su negritud; de las mujeres maltratadas, por la violencia que padeció; de la fe de los pobres, pues su única posesión fue un crucifijo; y de la reconciliación que encarnó. Su vida es un signo de nuestros tiempos; posee el don de la universalidad.

Así que bajo la protección de estos 2 santos, un sueño se convierte realidad para nosotros los Misioneros Javerianos. Porque se necesitaron 16 años para que la Dirección General, en colaboración con la Región de Camerún-Chad, respondiera positivamente a la solicitud del obispo Henri Coudray, obispo del Vicariato Apostólico de Mongo. 

Monseñor Henri Coudray, les confió la gestión de la parroquia de Bitkine, que no es ni mucho menos como una de nuestras parroquias de aquí en España. Daros cuenta que esta parroquia de los Santos Pedro y Pablo de Bitkine es una de las seis parroquias del Vicariato Apostólico de Mongo (Mongo, Bitkine, Dadour, Baro Abéché y Am-Timan), en Chad. Este Vicariato tiene una superficie de 540.000 km2 (mayor que toda España). Comparte 400 km de frontera con Libia en el norte, más de 1000 km con los dos Sudan en el este y finalmente con la República Centroafricana en el sur. Al oeste limita con Níger, Nigeria y Camerún.

Monseñor Henri Coudray en las palabras de acogida que dirigió a los javerianos y a los cristianos allí reunidos les habló de “movilidad misionera ". Y con estas palabras quiso definir la presencia de los misioneros javerianos en el Vicariato Apostólico de Mongo. ¿Por qué “movilidad misionera”? Porque esta nueva misión está realmente en las fronteras geográfica y humana. En efecto, la parroquia de Bitkine es una iglesia minoritaria que busca vivir de Cristo y dar testimonio de la posible fraternidad con los musulmanes que son mayoría y con los que siguen la religión tradicional de sus antepasados. Es también la única comunidad en todo el Vicariato de Mongo que todavía tiene cristianos autóctonos. Los protestantes también son numerosos allí con muchas obras sociales. 

Ante esta situación, la Parroquia de Bitkine se ha marcado el objetivo de testimonio y servicio. La tarea a la que se dedican es en primer lugar la evangelización, también trabajan en el diálogo interreligioso y llevan adelante muchas iniciativas de promoción social. Actualmente los compañeros javerianos siguen aprendiendo el idioma local llamado Kenga y el árabe. Ellos, en medio de sus hermanos y hermanas Kenga y árabes, viven la misión a través de diferentes actividades: el anuncio de la palabra de Dios, el acompañamiento y animación de movimientos, grupos y servicios; educación de los jóvenes en el centro cultural, biblioteca parroquial, clases en el colegio de niñas de Santa Joséphine Bakitha; la gestión de dos internados (niñas y niños); cursos de alfabetización y costura para la promoción de la mujer y las jóvenes, en un entorno donde la mujer es muy marginada y considerada como un objeto de reproducción y placer.

El obispo no ocultó su alegría al decir, “¡este es un momento que llevo soñando desde hace mucho tiempo! ¡Buena suerte a los pioneros!




 

 

 

 

 

lunes, 1 de febrero de 2021

VIDEO DEL PAPA FEBRERO 2021 "POR LAS MUJERES QUE SUFREN VIOLENCIA"


 Aquí os dejo esta interpelación que el papa Francisco hace en favor de las mujeres que sufren violencia, veréis que vale la pena y ojala que todo esto acabe pronto.

viernes, 29 de enero de 2021

FOTOS Y VIDEOS DE ECOS nº 118

 


PINCHA EN LA FOTO DE ARRIBA PARA VER EL ALBUM DE FOTOS
Y EN LA DE ABAJO PARA VER LOS 2 VIDEOS DE CHAD


ECOS DE LA SABANA nº 118

Sábado 30 Enero 2021

Ser como el sembrador y el samaritano.

Nací el 23 de diciembre de 1981 en la Isla de la Palma (Canarias). Desde pequeño, me educaron en la fe cristiana y con once años quise entrar en el seminario. Mis padres no estaban de acuerdo, pero al final respetaron mi decisión. Es a partir de ese momento que pude experimentar cómo la vocación crece en el silencio, en el trabajo… y gracias al buen hacer de quienes se encargan de nuestra formación. Los momentos de duda y crisis, especialmente cuando tenía dieciséis años, fueron también una ocasión para madurar y dar una respuesta más convencida a la llamada de Dios.

Cuando tenía diecinueve años empecé a plantearme la idea de ir de misiones. Dos eran las motivaciones de fondo: sentía un interés particular por dedicar mi vida al servicio de los más necesitados en África y quería vivir en comunidad (la idea de vivir solo no me gustaba). Durante este periodo de discernimiento conocí a los Misioneros Javerianos y en el 2003 dejé el seminario diocesano para continuar mi formación con ellos, primero en Madrid y después en Italia.

Abrazar la familia javeriana me permitió llegar con veinticinco años a Camerún. Allí permanecí nueve meses para hacer el periodo de introducción a la misión y aprender francés. Luego me destinaron al Chad, donde he hecho un primer periodo de ocho años. Después he estado en Roma, durante tres años, para hacer estudios islámicos y árabe. Y en octubre del año pasado he vuelto al Chad para formar parte de la nueva comunidad que los javerianos han abierto en el norte del país, en una zona que tiene más del 95% de musulmanes.

Nuestra misión en este país se basa en el anuncio de la Palabra de Dios, el seguimiento de las comunidades de base (CEB), las actividades sociales (escuelas, internados, centros culturales, bibliotecas, construcción de pozos…), el diálogo interreligioso… El misionero no es un héroe, es un hombre como cualquier otro. Intentamos responder a Dios y trabajar por los más necesitados lo mejor que podemos. Ello no quita que experimentemos momentos de dificultad y de frustración. En medio de las dificultades del camino, es la fe la que nos mantiene en la brecha. Es Dios el que nos sustenta con su Palabra y su amor para seguir siendo instrumentos en sus manos.

En África hay todavía mucha gente que no ha tenido nunca la ocasión de escuchar la Palabra de Dios. Aquí en donde vivimos, la cuestión de si Dios existe no se plantea, es obvia para todo el mundo. A nosotros nos toca ser como el sembrador de la parábola. ¡La gente tiene mucha sed de Dios! Nos toca también ser como el samaritano que atiende el más débil, que toca el sufrimiento del prójimo con sus propias manos. Es verdad que es más fácil hacer como el sacerdote y el levita, cerrar los ojos al sufrimiento del mundo. Pero en el fondo, siempre se experimenta que hay más felicidad en dar que en recibir.

Yo tengo un particular interés por el diálogo con los hermanos de religión musulmana. La Iglesia habla de cuatro tipos de diálogo: de vida, de las obras, espiritual y teológico. A mí me gusta recordar que no dialogamos con una religión, sino con creyentes de otra religión. Todo empieza con las relaciones cotidianas.

Desde que logramos tener un amigo musulmán, muchos prejuicios desaparecen y empezamos a ver la otra religión de otra manera. Todo esto no quiere decir que no haya dificultades. Pero a ejemplo de Jesucristo, que no tuvo miedo de acercarse al que era diferente (la samaritana, el leproso, el centurión romano…), también nosotros estamos invitados a tender la mano al hermano que es diferente. Samuel Huntington hablaba del choque de civilizaciones en nuestro mundo de hoy. A mí no me gusta la expresión. La ignorancia y el miedo están en la raíz de muchos de nuestros malentendidos e incomprensiones. En cierta medida, podemos hablar del choque de ignorancias. Como cristianos tenemos dos tareas muy importantes: crear puentes que nos unan y destruir los muros que nos dividen.

Para terminar, quisiera invitar a los jóvenes a tener un corazón abierto a los más necesitados. Se habla muy poco de África. Y ahora que estamos sumidos en la crisis del COVID19 podemos tener la tentación de centrarnos en nuestros problemas internos olvidando el resto del mundo. El deseo de nuestro fundador san Guido María Conforti era hacer del mundo una sola familia. Si queréis compartir con los javerianos este carisma, no creáis que la misión es cosa solamente de misioneros. Es la tarea de todos los cristianos preocuparnos del que sufre, del que no cree, del que es maltratado… Todos podemos trabajar por un mundo más justo. Y vosotros jóvenes, estáis llamados en medio del mundo a ser actores y no espectadores.   Jesús Calero sx

viernes, 15 de enero de 2021

ECOS DE LA SABANA nº 117


 PINCHA EN EL VIDEO DE ARRIBA PARA ESCUCHAR LAS PALABRAS DEL PAPA Y EN LA FOTO DE ABAJO PARA VER EL ALBUM DE FOTOS. 



Sábado 16 Enero 2021

Un tesoro que corre peligro

En Camerún es recurrente encontrar actividades y manifestaciones que se organizan para valorar la diversidad cultural del país. Cabe recordar que el África en miniatura, como es común llamar a Camerún, se encuentra entre los 10 países con más importante diversidad lingüística y étnica a escala mundial. Consta de unas 242 lenguas nacionales habladas entre cerca de 250 etnias. Para un país cuya superficie es tan solo 475.442 km2 esta diversidad impresionante puede aparecer como un peligro para la convivencia harmoniosa y pacífica entre sus poblaciones. Y no por nada uno se lo piensa. Buena muestra de ello es la llamada “crisis anglófona” que sacude particularmente las dos regiones angloparlantes del país desde hace cuatro años. Esta crisis político-cultural vino a sumarse a otros problemas de convivencia que le precedieron tales como el tribalismo y el repliegue en la identidad propia.

Sin embargo, Camerún es un país bonito con habitantes bondadosos que en su mayoría celebran los valores de comunidad y de familia. Como lo he dicho al inicio, mucha gente y organismos intentan a su manera difundir los valores de convivencia pacífica y de fraternidad para fortalecer la cohesión social. Les voy a comentar un caso que es único. El 18 de diciembre de 2020 me tocó presenciar como docente la celebración de la fiesta de familia o “fiesta de las aulas” en El Instituto Bilingüe Xavier EBOMO. Es un concepto que nació en esta institución escolar hace 5 años y consiste en que los alumnos de cada clase decoren su aula, preparen canciones, algo de comer y otras cosas de su inspiración. La idea es fomentar el trabajo en equipo porque esto requiere una buena colaboración entre ellos que vienen de horizontes étnicos diversos. De acuerdo con el director de la escuela, en un país que se está haciendo pedazos por el odio y la intolerancia es importante conciliar las diferencias desde la escuela, inculcar a los adolescentes un espíritu en favor de la convivencia, obrar para que los alumnos sean abiertos, tolerantes y que sepan lo precioso que es vivir en una sociedad multiétnica.

Nuestra rica diversidad es un tesoro que corre peligro en estos tiempos de intolerancia y extremismos. Urge concientizar a la gente sobre lo precioso que es vivir en un país al que la afortunada casualidad del destino quiso regalar tantas culturas, tantas comidas, tantos ritmos musicales, tantos paisajes y tantos colores. No quiero que este dicho popular se cumpla con nuestra diversidad: “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.

Gils da Douanla    

Siguen algunas fotos de la fiesta de la familia… 

 

 


domingo, 3 de enero de 2021

ECOS DE LA SABANA nº 116


 PINCHA EN LA FOTO PARA VER EL ALBUM DE FOTOS Y VIDEOS

Domingo 3 Enero 2021
Ana Gutiérrez, premio bien merecido.


Ana Gutiérrez Martínez es una misionera que conocí hace unos años en Yaundé y que descubrí mejor el año pasado cuando vino Ángel Expósito a Camerún para hacer unas entrevistas a los misioneros y fuimos a Bikop a unos 70 km de Yaundé en medio de la selva a visitarla, visitar su comunidad y ver la inmensa tarea que estas misioneras de la comunidad de las Esclavas del Sagrado Corazón llevan adelante en Bikop con un ambulatorio-hospital que ellas tienen en plena selva ecuatorial a unos 20 km de la pequeña ciudad de Mbalmayo a donde se va a través de un camino de tierra que se hace casi impracticable en la estación de lluvias. Ana es religiosa y también es médico y fue encargada de ese hospital que de repente aparecía como un espejismo en medio de la selva. En Camerún ha trabajado mas de 12 años y desde hace unos meses está en Kinshasa, capital de la RD Congo, acompañando a jóvenes que quieren ser misioneras y echando una mano o mejor las dos en un hospital cercano a su comunidad.

Quiero compartir con vosotros una entrevista que le han hecho hace poco al recibir el premio de la comunidad de Cantabria a la cooperación 2020.

-Médico, monja y misionera. Muchas vocaciones que parecen compatibles ¿lo son?

Creo que sí son compatibles, todas son vocaciones de servicio, hice medicina para servir a los demás y en los últimos años decidí que esa vocación de servicio también la iba a desarrollar como religiosa. En nuestra congregación, Esclavas del Sagrado Corazón, somos 6 médicos, y cuando te mueves en el Tercer Mundo te vas encontrando con más, aunque no es tan habitual. Tener la carrera y la vocación no es frecuente pero es compatible.

-La medicina ha cambiado mucho en Occidente ¿también en África?

Han cambiado mucho los métodos diagnósticos. Hace 10 años no había aparatología y en la actualidad hay ecógrafos, se pueden hacer radiografías y hasta hay hasta algún escáner, algo que hace una década era impensable y ha cambiado muchísimo. Sin embargo, allí todo se paga, el paciente tiene que pagar por todas las pruebas de salud, y estamos en un medio sociológicamente pobre donde no hay posibilidad para que la gente se pague las pruebas, pero sí se puede decir que se hacen más diagnósticos que antes, ahora se ve más cáncer, por ejemplo, y puede ser que haya subido la incidencia, pero también vemos más porque hay más métodos diagnósticos. Aunque hay que tener en cuenta que la realidad ante un diagnóstico de cáncer es dura porque no se pueden permitir un tratamiento de radioterapia, si es que la hay, y la quimioterapia que se aplica es la que podía existir aquí hace 30 años

Vivimos en un mundo global pero en el que las diferencias cada vez se muestran más. África es un continente olvidado con un abismo tecnológico y de tratamientos, esa “brecha” es cada vez mayor. Si hubiese interés de los países más pudientes y la colaboración de los países africanos, podría solucionarse pero es complejo. Habría que sanear la corrupción por ambas partes y crear unas medidas para controlar las ayudas, porque ayudas hay pero en Camerún, por ejemplo, de cada tres trillones que llegan al país del  Fondo Monetario Internacional para erradicar el SIDA, solo llega uno a los enfermos. La corrupción es un freno terrible para poder avanzar.

-¿Cree que la medicina se ha deshumanizado?

Creo que sí, ahora que vivimos la pandemia ha sido un momento clave para ver que estamos muy deshumanizados, en el siglo XXI tenemos medios para no permitir que los mayores mueran solos y no los hemos sabido gestionar. Creo que es momento de releer lo que hemos hecho y aprender: debemos apostar por una atención personalizada, por la atención a las familias, y permitir tener un familiar cerca en el momento de la muerte.

-El Covid-19 no ha afectado tanto en los países africanos como en Europa ¿por qué puede ser?

Creo que es porque la población es muy joven, el 60 por ciento tiene menos de 30 años, y es una población muy fuerte, acostumbrada a luchar contra virus y parásitos, que puede generar cierta inmunidad. Además, ellos han respetado muchísimo las medidas de seguridad y en todos los viajes internacionales han pedido PCR o test para entrar y salir del país.

– El mundo actual está muy vinculado al consumo y lo material, sin embargo parece que el voluntariado aumenta ¿Cuál es su opinión?

Es verdad que yo siempre he tenido muchos voluntarios que se ofrecen en la Misión, aunque sea para periodos cortos, aunque también hemos tenido de dos años. Creo que todo ser humano tiene la sensibilidad de combatir la pobreza ajena, y los momentos de crisis nos hacen descubrir lo esencial y te planteas hacer algo por los demás. Es un hecho que hay más voluntarios. Para mí es una enorme satisfacción y una gran ayuda. Y el temas de las campañas es fundamental, el que vaya un grupo de especialistas que vengan a operar, o un grupo de dentistas, para mí es buenísimo. Son especialidades que allí no son fácilmente accesibles.

-El Colegio de Médicos le ha concedido su Premio Anual de Cooperación ¿Qué supone para usted?

Estoy muy agradecida al Colegio y supone el reconocimiento no solo a mí, sino a mucha gente que trabaja en países emergentes y intentamos un trabajo en equipo para mejorar las condiciones de mucha gente.

-¿Cuál es el estado de salud de la cooperación de los países desarrollados con los que están en vías de desarrollo?

Queda muchísimo por hacer. Hemos avanzado en muchas cosas pero hay mucha gente que no tiene acceso ni al agua potable, en la capital del Congo el 40 por ciento de las personas no tiene acceso a agua potable, y muchos son niños. Ellos son felices con mucho menos que nosotros, no tienen nada y son felices pero cuando llegan dificultades, como la enfermedad, son muy sensibles y dicen que si vivieran en España o en otro país rico no se morirían. La solución es que los países con medios invirtamos allí, es muy fácil decir que no queremos inmigrantes, pero para evitar que estas corrientes migratorias hay que invertir en los países pobres.

¿Sus proyectos a medio y largo plazo?

La experiencia te da una visión de la vida más realista. Yo creo que en este momento nuestra aportación es humilde pero efectiva, y,  para mí, pasa por formar el personal local y crear infraestructuras locales, este objetivo es muy interesante. Y tenemos que menguar nosotros para que ellos crezcan, dar poder a la gente de allí, ir creando centros de salud, formar a los jóvenes. Esa es nuestra misión.

 


Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...