viernes, 7 de mayo de 2021

VIDEO DEL PAPA MAYO 2021 "EL MUNDO DE LAS FINANZAS Y LA ESPECULACION"


 Mientras la economía real, la que crea trabajo, está en crisis, cuánta gente sin trabajo, los mercados financieros nunca han estado tan inflados como ahora.

¡Qué lejos está el mundo de las grandes finanzas de la vida de la mayoría de las personas!
Las finanzas, si no están reguladas, se convierten en pura especulación animada por algunas políticas monetarias.

Esta situación es insostenible. Es peligrosa.

Para evitar que los pobres vuelvan a pagar consecuencias hay que regular estrictamente la especulación financiera.

Especulación. Quiero subrayar el término.

¡Que las finanzas sean instrumentos de servicio, instrumentos para servir a la gente y cuidar la casa común!

Todavía estamos a tiempo de poner en marcha un proceso de cambio global para practicar una economía diferente, más justa, inclusiva, sostenible, que no deje a nadie atrás.
¡Hagámoslo! Y recemos para que los responsables del mundo financiero colaboren con los gobiernos, a fin de regular los mercados financieros para proteger a los ciudadanos en peligro.

Papa Francisco – Mayo 2021

viernes, 23 de abril de 2021

FOTOS Y VIDEOS DE ECOS DE LA SABANA nº 127


 PINCHA EN LA FOTO DE ARRIBA PARA VER LOS VIDEOS DEL FUNERAL DE BEPPE 
Y EN LA DE ABAJO PARA VER FOTOS SUYAS




ECOS DE LA SABANA nº 127

 

Viernes 23 Abril 2021
La hermana muerte se lo llevó sin avisar.

Unos meses después de su llegada a Chad, como lo veían robusto y fuerte, y con un muy buen apetito le pusieron el nombre de “gariamma”, que significa hipopótamo en idioma masa, hablado en el noreste de Camerún y en el suroeste de Chad. Sus padres lo bautizaron poniéndolo bajo la protección de san José y lo llamaron Giuseppe; pero era conocido por todos como BEPPE. Cuando tenía 36 años, en 1986, dejo su hermosa Italia y llegó a su querida y soñada África después de unos meses de estudio del francés.

Muchas veces me contó sus primeros pasos por tierras africanas dedicados sobre todo al estudio del idioma “masa”, del que fue un gran conocedor. Fue un misionero oblato quien le introdujo y le ayudó a dar sus primeros pasos en este idioma tan complicado y desconocido para él, y después de unos meses le invitó a irse a un poblado, perdido en medio de la sabana, para impregnarse de la lengua y de la cultura de ese pueblo. Me contaba cómo esos primeros meses no fueron nada fáciles por la dificultad del idioma, por la adaptación a la comida de allí, todos los días un puré o una pasta hecha de mijo rojo que al cabo de un tiempo costaba tragar. También el hecho de encontrarse con una realidad y unas tradiciones tan distintas de las que él había conocido en su pueblo, Gavarno di Nembro, cerca de Bérgamo en el norte de Italia.

Poco a poco fue adaptándose a esa nueva realidad, fue aprendiendo el idioma masa y descubriendo esa hermosa cultura de la que se enamoró y en donde estuvo trabajando 25 años. Siempre a orillas de río Logone que hace de frontera entre Camerún y Chad, unas veces en la orilla izquierda en Camerún, en Gobo y Masa Kudueita, y otras en la orilla derecha en Chad, en Bongor.

Nos encontramos por primera vez en el verano del 1990. Yo estaba estudiando en Yaundé, Camerún y durante el verano estuve varias semanas con él conociendo la misión en donde él estaba y el trabajo que los compañeros hacían. Me sorprendió desde el principio ver cómo Beppe quería a la gente, era un hombre alegre, muy cercano a la gente, le gustaba ir a los pueblos, visitar a la gente en sus casas y eso le ayudó a hacer amistad con muchas personas. También me sorprendió su serenidad y su sabiduría, no le gustaba hablar rápido ni dar juicios precipitados, siempre ponderando lo que decía. También me sorprendió su dominio del idioma masa. A partir de ahí él siempre me llamaba “piccolo” que significa pequeño en italiano, y desde ahí comenzó una fuerte amistad que nos ha acompañado siempre. A partir de ahí nos hemos encontrado muchísimas veces, ya que yo en el 1993 fui destinado al Chad y aunque no vivíamos en la misma comunidad ni trabajábamos en la misma zona, por distintos motivos nos encontrábamos varias veces al año.

Fue en febrero del 2014 que llegó a Yaundé, después de haber tenido unos problemillas de salud que le hacían difícil su presencia en Chad, y a partir de entonces nos hemos encontrado a vivir y a trabajar juntos en la misma comunidad de Yaundé. Yo llevaba allí poco más de un año echando una mano en la formación de los futuros misioneros que allí estudian teología, y también colaborando en el trabajo en la parroquia de Jesús el Buen Pastor. Después de unos meses allí, Beppe fue nombrado párroco y han sido 6 años y medio los que hemos estado juntos y en los que hemos compartido tantas alegrías y dificultades, en los que nos hemos ayudado, aconsejado, sostenido, apoyado y dado ánimos para seguir adelante.

Beppe seguía con sus buenas costumbres de ir al barrio a visitar a la gente, enfermos o personas que iba conociendo, y sentarse a hablar con ellos, escuchando sus problemas y dejándose afectar por ellos. Con él no había horario de despacho ni día de descanso; todos los días y a todas las horas estaba disponible para recibir a los que venían a verlo, a presentarle sus problemas, a pedirle consejo, a buscar un oído atento a sus penas, y a veces, también una ayuda material. Cuantas veces le he dicho que él no era una máquina y necesitaba también descansar, tomarse un poco de tiempo libre, despejarse de tantos problemas y preocupaciones; pero eran palabras que solían caer en oídos sordos.

Una de sus pasiones era echar una mano a la gente necesitada, y para esto se apoyó mucho en el grupo de Cáritas de la parroquia, para poder responder a las necesidades de tantísimas personas que iban a la parroquia a solicitar todo tipo de ayudas. Además quiso rodearse de un grupo de personas muy entregadas y competentes que le ayudaban, aconsejaban y apoyaban.

Cuántas veces me dijo que una de sus mayores frustraciones era el de sentir que no lograba comunicar con los cientos de jóvenes que participaban en la vida de la parroquia. Me decía que no lograba utilizar el lenguaje adecuado para hablarles a pesar de que él estaba siempre rodeado de jóvenes, era muy cercano a ellos y que los apoyaba en todo lo que podía. Sentía ese pesar de no lograr comunicar en el lenguaje que ellos lo hacían.

Una de sus perlas a la que dedicó mucho tiempo, energías, cariño y atención fue el acompañamiento de las parejas de jóvenes que vivían en su mayoría juntos sin haber celebrado la boda. Logró crear un grupo por el que pasaron más de 100 parejas y en el que con regularidad se encontraban unas 30 para reflexionar sobre sus vidas y los desafíos que se les planteaban.

Beppe recibió en herencia del compañero que le precedió como párroco terminar la construcción de una grandísima iglesia que llevaba unos 10 años en construcción. La capilla construida por nuestros compañeros al inicio en 1986 se había quedado muy pequeña y había necesidad de hacer algo más grande, pero su predecesor comenzó algo enorme y claro está, con un presupuesto también muy grande. ¡Cuántas reuniones y quebraderos de cabeza para hacer avanzar los trabajos, para recaudar fondos entre los cristianos, para visitar a la gente más influyente y solicitar su apoyo! Nuestro barrio es un barrio muy popular compuesto de gente sencilla  y sin muchos recursos económicos, pero estos años han sido un ejemplo de ver, cómo motivados y animados por él, la gente colaboraba, se animaba y como la viuda del evangelio con muchos céntimos lograban hacer mucho. Precisamente el día del domingo de pascua, 10 días antes de su muerte, celebraron la fiesta de la cosecha para recaudar fondos para terminar de poner el tejado. Se recaudaron algo más de 6 millones de francos, que equivalen a unos 9.200 E, una cifra hasta entonces nunca lograda. Con ese dinero se logró poner todo el tejado. Todos estaban orgullosos pues después de casi 6 años de mucho esfuerzo se había logrado cubrir la iglesia.  Se quería inaugurar el domingo 25 de abril, fiesta de Jesús el Buen pastor, patrón de la parroquia, con la presencia del obispo. Desgraciadamente se inauguró con la misa precipitada de su funeral antes de ir a enterrarlo a Duala.

A Beppe le gustaba llevar siempre un pantalón vaquero y unas zapatillas, a veces agujereadas. Un amigo lo llamaba el cowboy. Más de una vez, sobre todo cuando iba a visitar a alguna autoridad del barrio o de la ciudad, me preguntaba: ¿Qué tal voy? Alguna vez le dije que era mejor cambiar el pantalón o las zapatillas y enseguida lo hacía.

En medio de su ajetreo, muy a menudo lo veía pasar grandes ratos de silencio y de oración en la capilla. Y sobre todo por la noche, después del ajetreo del día, le gustaba quedarse ahí en silencio ante el Señor presentándole las personas y las situaciones que había encontrado durante el día.

A Beppe con poco se le ponía contento, pero algo que no fallaba era un buen plato de espaguetis, un trozo de salami o de formaggio (fiambre y queso) y un vaso de un buen vino. Con él habíamos creado un lenguaje que pocos comprendían y cuando uno iba de vacaciones se le invitaba a volver con las últimas “encíclicas” para poder saborearlas. Alguna vez, a media mañana, me enviaba un sms que decía: “encíclica”, y era una invitación para ir al comedor y sentarnos un rato alrededor de un poco de fiambre o de queso, según “la encíclica” que tuviéramos en ese momento.

Otro aspecto que siempre me ha sorprendido de Beppe fue su sencillez y humildad. Era un hombre profundo y con ideas, pero no le gustaba monopolizar, siempre buscaba otros sacerdotes para animar los retiros, las charlas, y él discretamente sabía quedarse de lado.

Le gustaba mucho hablar con su familia y hablar de ellos, y se veía el cariño y la pasión que sentía por ellos. Admiraba la figura de su padre, un gran trabajador pero sobre todo un hombre con una gran fe. Los admiraba y decía que había aprendido mucho de ellos. Hablaba de sus hermanos y sobre todo de su hermana que era para él casi como una madre, atenta y servicial.

Beppe era un javeriano convencido hasta la médula, orgulloso de serlo, hermano entre los hermanos, muy apreciado por su juicio, su discreción, por su forma de ser, por su cercanía y proximidad a todos. Varias veces fue propuesto como superior pero a él no le gustaba estar en la cabeza, tener puestos de responsabilidad, prefería que otro lo hiciera y se quedaba en segundo lugar.

Cuando el viernes 16 hacia las 8h00 de la mañana vi el mensaje que anunciaba su muerte, no me lo creía. Había hablado con él una semana antes y leído un mensaje suyo justo el día anterior por la tarde en el que daba el pésame por un joven de la parroquia que acababa de fallecer. Al poco llegó un mensaje en el que anunciaban que iban a enterrarlo a Duala en nuestra casa en donde están enterrados todos los compañeros que han muerto en Camerún y que se harían una parada en la parroquia para celebrar la eucaristía y así los que pudieran fueran a saludarlo y despedirse de él. Como veréis en los videos y en las fotos, la noticia corrió como la pólvora y lo que allí se vivió es difícil de contar. Desde ese día muchas han sido las llamadas de amigos de allí, y las muestras de dolor, de cariño y de cercanía que he recibido. Con estas palabras quería solo hacer un homenaje póstumo a este hombre que vivió con intensidad, supo ser siempre una persona discreta, estuvo cerca de todos pero sobre todo de los más necesitados, y ha muerto sin hacer ruido ni molestar en medio de los que quería. Descanse en paz, “el Señor ha dado, el Señor ha quitado”, que el nombre del Señor sea alabado. 

ENÉRGICO COMO SU FE

Me ha costado mucho encontrar palabras para comenzar este homenaje al Padre Joseph Pulcini, por lo denso y profundo que ha sido su estar aquí con nosotros. Creo que tendrá que transcurrir una eternidad para que nos demos cuenta que en adelante ya no podremos contar con su presencia física. Desde que falleció, cuando me encuentro en el recinto de la parroquia me habita la tenaz impresión de que nos vamos a encontrar, que me va a recordar que no me olvide de tal o cual otro encuentro, que me va a invitar a su despacho… con el nunca faltaban temas.

La última vez que tuvimos el tiempo de hablarnos físicamente durante un largo tiempo fue exactamente una semana antes de su muerte, el viernes 9 de abril. Aquel día fue particular. El padre de un alumno mío había fallecido hacía ya casi un mes y aquel día, después de sacar el cadáver de la morgue, se iba a celebrar en nuestra parroquia una misa de réquiem. Presencié esa celebración mucho más como apoyo a mi alumno que por ser parroquiano, pero mi calidad de responsable de los jóvenes se reveló ser determinante, porque este estatus me permitió ayudar a la familia del difunto.

En efecto el padre Beppe ya llevaba unos días estando enfermo. Ocurrió que aquel viernes entre los cuatro curas que están en la comunidad javeriana de Oyom-Abang, sólo estaban el padre Renzo y él. Beppe en su agenda tan sólo tenía apuntado el programa de una misa de réquiem. La primera, fue celebrada por el padre Renzo y era la que no venía señalada en la agenda del párroco, tal vez porque estaba enfermo y podía habérselo olvidado, porque la primera misa en cuestión era para una feligresa que participaba en un grupo de la parroquia. No se dio cuenta de ello hasta que vine a su casa para señalarle que le estaban esperando con el cadáver para celebrar la misa. Se sentía muy mal, pero hizo esfuerzos sobrehumanos para celebrar aquella misa, dado que su colega Renzo ya había celebrado la primera tampoco estaba muy bien que digamos.

Mientras se le esperaba fui a preparar lo necesario con la secretaria de la parroquia. Pasaron más de treinta minutos. La secretaria y yo fuimos de nuevo a buscarle, todos ya se impacientaban y susurraban su disgusto. Por suerte encontramos a Beppe en la puerta de la comunidad, saliendo de casa. Mientras subíamos me dijo que tendría que sentarme a su lado en el altar por si está a punto de desplomarse durante la misa. Me imaginé la cosa muy rara, yo que nunca he sido monaguillo. Decidimos que me sentaría más bien donde los lectores y así fue. Por suerte, pudo llevar a cabo la celebración sin incidente, aunque tengo que confesar que lo hizo tan rápidamente que no sé si duró 30 minutos. Esos acontecimientos me hicieron tomarme muy en serio la gravedad de su enfermedad y constituyen el último recuerdo mío colaborando con él. Lo que pasó aquel día es casi un resumen de lo que fue toda su vida, al menos tal como la vivió con nosotros: un sacerdote más actor social que cura, que consiente sacrificio extremos para satisfacer al prójimo, un personaje eficaz en la discreción.

El miércoles, antes del viernes del que hablo, me dijo que no estaba bien y por esto el día siguiente, el jueves, no podríamos presenciar juntos la reunión mensual de zona (cada primer jueves del mes) en la que participan los representantes de unas once parroquias de la zona para concertarse, mutualizar los esfuerzos y compartir las experiencias para mejorar su pastoral. Habíamos preparado nuestra participación en esta reunión zonal durante un mes y el objetivo era hablar de las modalidades logísticas y protocolarias (tomando en cuenta el contexto general de crisis sanitaria) relativas a la celebración de la fiesta de Jesús el Buen Pastor, patrón de nuestra parroquia. Para la circunstancia, se iba a contar con la presencia del obispo que iba a confirmar a los candidatos procedentes de todas las parroquias de la zona. El hecho de que no pudo participar en este encuentro tan importante para nosotros, ya desde el principio, me hizo saber que a nuestro Beppe, tal como le conocíamos, le estaba sucediendo algo serio.

En homenaje al Padre Joseph Pulcini que representaba un testimonio vivo de la alegría y del orgullo misionero de seguir los pasos de Cristo en el cotidiano, en las cosas ordinarias; prefiero recordar esos últimos momentos que compartí con él, una semana antes de su desaparición física. Son muestras de que, en realidad, en tanto cristianos, no tenemos ningún motivo para quejarnos. En todos los recuerdos que tengo de él veo a una persona extremadamente sencilla, discreta en la acción, pidiendo la opinión hasta de los pequeños, buscando entender a la gente, hablar su lengua y su lenguaje. Siempre me decía que está abierto para cualquier proyecto que fuera para animar a los jóvenes y evangelizar según sus códigos.

La vida y la energía que manifestaba en su humanidad no podían ser sino el reflejo exterior de la profunda fe que le habitaba por dentro. Con su muerte hemos perdido a una persona que, por su forma de tratar a la gente, había pasado a ser amigo y familiar de todos. En Oyom-Abang, nuestro barrio, no están de luto solamente los católicos, sino también los evangélicos, los no creyentes y muchos otros que habían sido también irradiados por la energía positiva que desprendía por donde pasaba. Era enérgico como su fe.

Gildas Douanla.                        


sábado, 17 de abril de 2021

VIDEO DEL PAPA ABRIL 2021, DERECHOS FUNDAMENTALES


 

Para defender los derechos humanos fundamentales hace falta coraje y determinación.
Me refiero a oponerse activamente a la pobreza, la desigualdad, a la falta de trabajo, de tierra, de vivienda, de derechos sociales y laborales.
Piensen que muchas veces los derechos humanos fundamentales no son iguales para todos.
Hay gente de primera, de segunda, de tercera y de descarte.
No. Tienen que ser iguales para todos.
Y en algunos lugares defender la dignidad de las personas puede significar ir a prisión, incluso sin juicio. O puede significar la calumnia.
Cada ser humano tiene derecho a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país.
Recemos para que aquellos que arriesgan sus vidas luchando por los derechos fundamentales en dictaduras, en regímenes autoritarios e incluso en democracias en crisis, para que vean que su sacrificio y su trabajo dé fruto abundante.

sábado, 10 de abril de 2021

VIDEOS Y FOTOS ECOS DE LA SABANA nº 126


 PINCHA EN LA FOTO DE ARRIBA PARA VER LOS VIDEOS DE LAS CELEBRACIONES PASCUALES EN NUESTRAS COMUNIDADES DE CHAD       Y EN LA DE ABAJO PARA VER EL ALBUM DE FOTOS


domingo, 28 de marzo de 2021

ECOS DE LA SABANA nº 125


 PINCHA EN LA FOTO DE ARRIBA PARA VER EL VIDEO SOBRE 
LA IGLESIA EN CHAD Y EN LA DE ABAJO PARA VER ALGUNAS FOTOS 
DE LAS CELEBRACIONES ALLI


domingo, 14 de marzo de 2021

ECOS DE LA SABANA nº 124


 PINCHA ARRIBA PARA VER EN 2 MINUTOS LO QUE ANA GUTIERREZ, RELIGIOSA Y MEDICA, NOS CUENTA SOBRE LO QUE MAS LE HA IMPACTADO DE SU PRESENCIA EN LA REPUBLICA DEMOCRATICA DEL CONGO, DESPUES DE HABER VIVIDO MUCHOS AÑOS EN CAMERUN. 
Y PINCHA ABAJO PARA VER ALGUNAS FOTOS DE SU TRABAJO.


Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...