lunes, 11 de julio de 2016

Ecos de la Sabana - nº 51


Jueves 7 de Julio 2016
Testigos de la vida en medio de la violencia.
            Es cierto que hace ya mucho que no escribo y alguno puede pensar que los ecos se han silenciado. Os aseguro que no es por ganas de escribir ni por experiencias y vivencias que compartir, sino por falta de tiempo. Es cierto que yo también soy de los que creo que uno encuentra el tiempo para lo que quiere y le gusta de verdad, pero estos meses han sido muy ajetreados y entre las muchas cosas que hacer había que elegir las más urgentes, asique los ecos los he dejado un poco de lado.
            La fecha en la que escribo es muy significativa, sobre todo para un navarro como yo, pero tranquilos que no os voy a hablar ni de los sanfermines, ni de los encierros, ni del ascenso del Osasuna a 1ª división. Seguro que con más de uno de vosotros nos encontraremos en este verano y podremos hablar cara a cara, pues esta tarde tomo el avión para ir a España y poder disfrutar de un par de meses de vacaciones y de la presencia de la familia.
            Esta vez no son ecos de la sabana ni de Camerún, ahora cuando os escribo estoy en el centro de África en un país pequeñito llamado Burundi. Aquí llegamos, pues éramos cuatro de Camerún, el jueves pasado, no sin contratiempos ni sin dificultades. De hecho cuando estábamos en Nairobi, capital de Kenia para cambiar de avión, no nos dejaban tomar el avión. Teníamos una carta de invitación de nuestro compañero javeriano y superior aquí en Burundi, pero nada de nada. Necesitábamos un documento de la policía de Burundi con el que podríamos hacer el visto a nuestra llegada a Bujumbura. Como os digo éramos cuatro y ahí estuvimos insistiendo y empujando. Solo cinco minutos antes de que el avión despegara nos dejaron pasar y luego fue gracias a Mario, nuestro compañero superior de Burundi, que en Burundi pudimos obtener el visto que también ellos rechazaban. Eso os hace comprender ya un poco la situación que se vive en este país.
            Creo que los que escucháis las noticias estáis un poco al corriente de la situación de violencia que se vive en este país. El actual presidente ha cambiado la constitución para poder ser reelegido de nuevo como presidente, cargo que ocupa desde hace más de diez años. Ha habido muchas protestas contra su posición y la respuesta ha sido de una violencia muy grande. Muchas personas detenidas, muchos muertos, algunos encontrados en los bordes de las calles a la mañana pero otros muchos, no se sabe cuántos enterrados a escondidas en fosas comunes que se conocen pero que nadie puede aproximarse bajo peligro de muerte. Hablan de unas 200.000 personas que han tenido que irse del país por miedo a la muerte o la cárcel. De hecho toda persona contraria al presidente es un presunto enemigo que puede ser detenido, encarcelado o matado. De varias personas que hemos encontrado y no doy nombres hemos oído las mismas o parecidas palabras: hay mucho MIEDO y por todos los sitios hay ESPIAS que pueden grabar o fotografiar cualquier cosa que uno dice.
            Algunos os preguntareis que es que lo que he venido a hacer a este país en situación de tensión y de violencia. El motivo del viaje era un encuentro que hemos tenido durante cinco días un grupo de catorce javerianos para revisar los métodos y el trabajo que estamos haciendo en Burundi, en Congo RDC y en Camerún en el campo de la formación de los futuros misioneros javerianos. Han sido días de reunión y de encuentro sin casi tregua, pero para eso hemos venido.
            Nosotros llegamos el jueves y al día siguiente un compañero nos acompañó para visitar las familias de dos jóvenes que están haciendo su formación en Yaundé. Fue bonito el conocer en donde viven, pasar un rato con sus familias, traerles alguna carta y contarles como estaban sus hijos y hermanos. Además tuvimos que poner a prueba nuestro estomago pues en cada familia nos ofrecieron un plato impresionante que veréis en las fotos con alubias, arroz, plátanos cocidos y algún pedacillo de carne. Pero claro está no se podía decir que no, ni mucho menos. Tuvimos la suerte que cerca de una de las casas estaba el lugar en donde un explorador alemán hace ya muchos años descubrió el nacimiento más meridional del rio Nilo. Ya veis que sin quererlo ni saberlo el Señor nos hace conocer grandes cosas.
  Otros dos compañeros acompañados por Mario fueron a visitar las tumbas de dos de nuestros hermanos que fueron asesinados el 30 de septiembre de 1995 junto a una voluntaria laica javeriana. Mario, el actual superior de todos los javerianos que trabajan en Burundi nos decía que la vida misionera de los javerianos y de la iglesia en Burundi en los últimos 30 años está atravesada por un hilo rojo de sangre. Los padres Ottorino y Aldo llegaron a Burundi en 1970, la laica Catina lo hizo unos años más tarde, apenas ordenados sacerdotes con muchas ilusiones, proyectos y esperanzas, y desde el principio se metieron a fondo en el estudio del idioma kirundi, en la cercanía con la gente y en el trabajo misionero. Pero fueron cobardemente asesinados de rodillas y con un balazo en la cabeza la tarde del 7 de septiembre de 1995. El motivo haber decidido quedarse en medio de su gente en unos años de mucha violencia y de sufrimiento después de varios genocidios que allí se vivieron comenzando en 1972 con la muerte de unas 300.000 personas y en 1993 después del asesinato del presidente Melchior Ndadaye  que provoco de nuevo un genocidio con más de 100.000 muertos y muchísimos refugiados. Si hay algo por lo que se les acusaba y perseguía era por ser testigos de la justicia en medio de tantas injusticias y sembradores de la paz en medio de tantas violencias. Junto a ellos han sido muchos los muertos y los mártires de la fe. Los más cercanos de nosotros han sido Olga, Lucia y Bernadetta, tres misioneras javerianas con una edad ya muy avanzada que habían dado todo a la misión y a África en donde habían derrochado hasta su última gota, y estas fueron de nuevo vilmente asesinadas, antes de ser torturadas el 7 de septiembre de 2014. Ellas vivían junto a nuestros compañeros en una de nuestras parroquias situada en un barrio periférico de Bujumbura llamado Kamenge. Las tres murieron decapitadas, al parecer después de haber hecho algún rito macabro e incluso satánico con sus cuerpos. De nuevo la violencia atroz frente a unas abuelas indefensas y portadoras de misericordia.      
            La casa de las hermanas en donde fueron encontradas decapitadas ha sido transformada en una capilla llamada el santuario de la paz y de la reconciliación. Es allí en donde comenzamos nuestra reunión de formadores el sábado con un momento de retiro y de oración. De verdad que es un lugar en donde se siente algo. Han demolido los muros para hacer una gran capilla y han conservado justo una fila de ladrillos delante de la que era la habitación de Olga, de Lucia y de Bernadetta en donde fueron asesinadas. Para nosotros ha sido un motivo de oración profunda, de reconciliación entre nosotros y de petición de paz y reconciliación para este país que sigue sufriendo tanto.
San Ireneo decía que “la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos”. Y así es, desde hace unos años los jóvenes que llaman a nuestras puertas para ser misioneros en varios países de África son muy numerosos. Este era uno de los motivos de nuestra reunión, el mirar, reflexionar, y buscar caminos para acompañar bien a estos jóvenes que quieren dar sus vidas a Cristo para la misión. Es cierto que en medio de tanta violencia y pobreza hay que intentar tener criterios y modos de discernimiento serios para que la vocación misionera no sea una evasión en búsqueda de una vida mejor. Como veis no es una tarea fácil la nuestra, aunque bien sabemos que no es solo ni en primer lugar nuestra tarea sino la tarea del Señor. A esta tarea también vosotros estáis asociados con la amistad y la oración.

            Como siempre os dejo con alguna fracesilla que he encontrado y que vale la pena recordar:




Tres actitudes de servicio.
Imaginemos a un grupo de montañeros que han salido a escalar un pico difícil, y vamos a  observarlos unas cuantas horas después de que han comenzado su empresa. Para entonces, es de suponer que el grupo se ha ya dividido en tres subgrupos.
-Los primeros están pesarosos de haber abandonado el refugio. Piensan que la fatiga y los  riesgos no guardan proporción con lo que les supondría la satisfacción de haber llegado a la cumbre. Deciden volverse.
-Hay otros que no se arrepienten de haber salido. Brilla el sol y el paisaje es maravilloso. ¿Qué  necesidad tienen de subir más arriba? Es mucho mejor disfrutar de la montaña desde aquí (en la amena pradera o en lo profundo del bosque). Y así, se recuestan en la hierba o exploran el entorno hasta que llegue la hora de atacar sus provisiones.
-Nos quedan los verdaderos montañeros; los que mantienen la mirada fija en las cumbres que han decidido coronar. Son los que continúan hacia adelante.
Los cansados, los hedonistas, los entusiastas. Tres tipos humanos. En el fondo de nosotros mismos, llevamos los gérmenes de los tres.
Teilhard de Chardin


SI...
Si la nota dijese: "Una nota no hace melodía...", no habría sinfonías.
Si una palabra dijese: "Una palabra no puede hacer una página...", no habría libros.
Si la piedra dijese: "Una piedra no puede levantar una pared...", no habría casas.
Si la gota de agua dijese: "Una gota de agua no puede formar un río...", no habría océanos.
'Si el grano de trigo dijese: "Un grano no puede sembrar un campo...", no habría cosechas.
Si el hombre dijese: "Un gesto de amor no puede ayudar a la humanidad...", no habría justicia,
ni paz, ni dignidad, ni felicidad sobre la tierra de los hombres.
García Salve



jueves, 17 de marzo de 2016

Ecos de la Sabana - nº 50

Domingo 14 de Febrero 2016
Unos días por Bafoussam
Aprovechando de un descanso después de los exámenes de febrero hemos ido unos días a Bafoussam  para encontrar los jóvenes que allí se preparan para ser misioneros javerianos. Han sido tres días muy bonitos de encuentro y de alegría. En esa comunidad hacen los primeros pasos de su camino con los javerianos y este año hay una grupo de 16 jóvenes de los cuales 3 de Chad y el resto de Camerún. La acogida fue muy buena y allí se les veía implicados cada uno en lo que podía para que todo se pasara bien. Al poco de llegar fuimos testigos de una reunión con unos 70 jóvenes que se reunían en nuestra casa para vivir una tarde de reflexión, intercambio y oración. Al día siguiente tuvimos una reunión para compartir un poco lo que cada comunidad hace y vive, para así podernos conocer mejor. Un momento muy enriquecedor y positivo. Después fuimos a ver un centro de niños deficientes que nació gracias al esfuerzo y a la perseverancia de una mujer, mama Chantale. Ella tuvo una hija que nació con una deficiencia, probablemente parálisis cerebral, y buscó por todos los sitios un lugar y personas que pudieran atenderla, sin encontrar nada. Así que poco a poco nació en ella la idea de abrir su casa para acoger a otros críos que sufren de los mismos problemas.
Ahora viven en una casa de alquiler que una señora ofreció gratuitamente y hay unos veinte chiquillos y chiquillas con todo tipo de deficiencia. Varios de nuestros compañeros javerianos se han implicado y han ayudado para mejorar la casa haciendo un salón muy acogedor en donde los críos pasan el día. Ella nos explicó como nació y se fue construyendo este hogar, las dificultades y al mismo tiempo los signos del amor y de la presencia del Señor. Dijo una frase que me impacto: “Gracias a mi hija Sylvie y a las dificultades que tuve para encontrar un centro y una atención para ella, me he ido dando cuenta que Dios me llama a esto y es por eso que busco y acojo otros críos como mi hija con los mismos problemas y a los que nadie atiende”.
Yo me decía de lo que somos capaces si estamos convencidos y si metemos nuestra vida en juego. Daros cuenta que el centro vive de la caridad de la gente y de las parroquias pues los asuntos sociales que deberían apoyarlo lo único que hacen es sacar fotos del centro y de lo que allí hacen para mostrar quién sabe en dónde lo que mamá Chantale hace con los pequeños medios con los que cuenta y así pedir y recibir ayudas que nunca llegaran a donde deben llegar.
Por la tarde se jugó el clásico partido entre las dos comunidades, en un terreno polvoriento y accidentado y los más jóvenes ganaron a los más veteranos por 3 a 2. Al día siguiente fuimos aun lago cercano aunque con un camino de acceso no muy bueno y allí pasamos la mañana contemplando las bellezas que la naturaleza nos ofrece. Fue curioso el ver varios sitios en donde se ofrecían sacrificios a los antepasados, cosa muy frecuente en esa cultura. Había hasta una pequeña choza en la orilla del lago en donde habían esparcido aceite de palma, sal, nuez de kola y otras cosillas como ofrenda. En esa región al oeste del país allí donde se encuentra un lago, o una cascada de agua o algo fuera de lo normal se encuentran estas ofrendas que ciertas personas siguen ofreciendo a sus antepasados pidiendo protección. 
Domingo 13 de Marzo 2016
La vida no es fácil.
         Hace unos meses fui testigo de algo que me dejo perplejo y sobrecogido. Una chica de 13 años daba a luz en un hospital por cesárea. Sin duda que esto ya es sobrecogedor pero lo que es todavía es más fuerte fue lo que ocurrió después del nacimiento del chiquillo. Como este había nacido con algún problemilla de respiración y alguna cosilla más, y visto que en el hospital en donde había nacido no había estos aparatos hubo que trasladarlo a otro hospital privado en donde podía ser atendido. Allí en donde nació fue en el hospital universitario que debería contar con los adelantos y maquinas más modernas, pero desgraciadamente no sé si las había y si las había seguro que no funcionaban, así que había que evacuar al niño. Para eso pedían a los familiares una cantidad de casi 300 E, aquí un dineral, sin contar con todo lo que ya habían pagado por la hospitalización y la operación, pues aquí no se hace nada sin antes pagarlo. Como en ese momento yo estaba en el hospital visitando a un enfermo me pidieron también de colaborar para ayudar al traslado del chiquillo y claro está echamos un cable.
         El caso es que la familia se movilizo para buscar el dinero y se llevaron al recién nacido al hospital privado dejando la madre allí en donde había sido operada. El milagro, pues así lo considero yo, es que sea la madre como el hijo están vivos y sanos. Pero os aseguro que esa no es la suerte para otras muchas madres que pasan por esta situación.
         Ayer sábado 12 de marzo, salió a la prensa y se supo gracias a la presión de las redes sociales, la muerte de Monique y de sus dos hijos de un modo espantoso. Ya veréis alguna foto que he encontrado en internet. Esto ocurrió en el hospital Laquintinie de Douala, la ciudad más grande de Camerún. Monique fue llevada ese día a urgencias con problemas de su embarazo de gemelos. Le pedían el dinero para poder asistirla y curarla, y la familia al parecer con problemas económicos no reaccionó con rapidez. El caso es que Monique murió en la entrada del hospital sin ningún tipo de atención. Al ver que los gemelos estaban probablemente con vida pidieron a los médicos que le hicieran la cesárea para así poder salvar sus vidas. Estos seguían pidiendo el dinero necesario para hacer la intervención. Ante la negativa de los médicos de hacer la operación para salvar la vida de los críos, una mujer de la familia se puso a abrir el vientre de Monique con una cuchilla de afeitar allí en donde habían dejado el cadáver en la entrada del hospital. El primer bebé no vivía pero el segundo sí estaba con vida, aunque al poco también falleció por falta de cuidados. Una escena increíble de la mujer rodeada de sangre con los dos bebés muertos y todo esto en la entrada de urgencias.
         Creo que hay poco más que decir. La gente reaccionó enseguida y a través de las redes sociales lograron que un buen grupo de personas se reunieran ante el hospital como signo de protesta. Es cierto que Monique ni sus dos hijos no podrán volver a la vida, pero es intolerable que esto se produzca aquí y desgraciadamente con bastante frecuencia.
Además es curioso pues hace un par de semanas el ministro de sanidad hablaba de la sanidad gratuita en urgencias y en los primeros auxilios. Del dicho al hecho, como se dice, hay un gran trecho. Pero os  aseguro que se puede decir que por estos lugares si no tienes dinero ya sabes lo que te espera: o curarte comprando algunos medicamentos en el mercado sin saber lo que tomas, o confiar tu vida al Señor esperando en su misericordia. Esperemos que no haya más Monique que mueran delante de un hospital por falta de dinero ni por falta de atención y de cuidados. 

         Os dejo con alguna fracesilla que he encontrado y que vale la pena recordar:

El Dios que perdona
Se afirmaba en la aldea que una anciana tenía apariciones divinas, y el cura quería pruebas de la autenticidad de las mismas. «La próxima vez que Dios se te aparezca», le dijo, «pídele que te revele mis pecados, que sólo El conoce. Esa será una prueba suficiente».
La mujer regresó un mes más tarde, y el cura le preguntó si se le había vuelto a aparecer Dios. Y al responder ella que sí, le dijo: «¿Y le pediste lo que te ordené?». -«Sí, lo hice».
-«¿Y qué te dijo Él?». -«Me dijo: "Dile al cura que he olvidado sus pecados"».
¿Será posible que todas las cosas horribles que has hecho hayan sido olvidadas por todos menos por ti?

UTOPÍA

Ella estaba en el horizonte.
Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino dos pasos y el horizonte se corre
diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.
¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar.
Eduardo Galeano









martes, 9 de febrero de 2016

Ecos de la Sabana - nº 49

Lunes 8 de Febrero 2016
Silencio largo
Parece mentira como se pasa el tiempo, me vienen a la cabeza esos versos tan bonitos de Jorge Manrique: “recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte contemplando como se pasa la vida como se viene la muerte tan callando”. No quiero hacer ninguna reflexión sobre la muerte sino sobre cómo se pasan los días, las semanas, los meses… de hecho ya hace un poco más de tres que escribí los últimos ecos y desde entonces silencio total. Ya sabéis que no es ni por enfermedad, ni por dejadez, ni por falta de cosas que contar sino por todo lo que hay que llevar adelante, y este año aún más, así que como decía un sabio: primero lo indispensable, luego lo urgente, después lo importante y si se puede se hace también lo bueno. Cuantas cosas que contar en estos meses. Solo citar algunas que intentaré mostraros con alguna fotico: las ordenaciones diaconales de los tres jóvenes de aquí en diciembre; la presencia de los padre de Diego, un compañero javeriano, aquí durante un par de meses; las celebraciones de Navidad y la belleza de esos días; el capítulo regional que tuvimos a final del año y la elección del granadino Fernando García como nuevo regional; las actividades con los jóvenes; la semana ecuménica con las iglesias protestantes hermanas de nuestro barrio; el estudio, los exámenes, y un sinfín de cosas difícil de resumir en pocas líneas.
Como digo no voy a escribir ningún diario de todo esto, sino que me limito narrar algún momento de tantos que he vivido en este tiempo.

       La cara triste de la muerte.
El año pasado hablé varias veces de Noel, el joven chadiano que había venido aquí para seguir el tratamiento contra el cáncer. Gracias a él descubrí el rostro del dolor de tantos niños con cáncer y de la lucha y del sufrimiento de sus familias para hacer cara a esta enfermedad. Han sido muchos los que he visto que han pasado por el hospital y que no han logrado salir adelante. La enfermedad ha sido más fuerte que las ganas de vivir y que el esfuerzo de los enfermos y de sus familiares. Me he preguntado varias veces si el tratamiento no sea bien hecho o si los medicamentos no sean los que estos críos necesitan, pero son preguntas sin respuestas.
Noel Ngalona, Dios sea alabado, es lo que significa su nombre en musey, iba bien. Fue incluso operado y parecía que todo se pasaba muy bien. Su madre regreso a Chad pues allí estaba el resto de la familia y él se quedó aquí en casa de una tía, con uno de sus hermanos que estudiaba en la universidad. Fue a finales de septiembre que una noche recibí la llamada de su hermano y fue un mazazo. Me informaba que Noel había fallecido esa noche y que se preparaban para llevar el cadáver hasta el Chad. Yo de verdad que me quedé de piedra pues no sabía que últimamente se había agravado, y lo peor de todo es que coincidió en unos días en los que yo estaba fuera de Yaundé y no podía asistir a la familia ni pasar un rato con ellos en ese momento de dolor.
Pude hablar con la madre y un tío amigo y me sorprendió la serenidad y la fuerza de la fe aceptando lo que había ocurrido. Me decían “que el Señor sea alabado”, que precisamente es lo que significa su nombre. Ante este dolor y de nuevo estas preguntas sin respuesta solo nos queda la fe y la confianza, que Noel interceda por nosotros y que a través de nuestras vidas el “Señor también sea alabado”, como lo fue a través de la vida de Noel.
Santa Cecilia con mega concierto.
Este año los jóvenes de la parroquia querían que se celebrara la fiesta de Sta. Cecilia como Dios manda. Sabemos que es la patrona de la música y para la ocasión se preparó un concierto de música de las 4 corales que hay en la parroquia: una en el idioma de aquí ewondo y con instrumentos tradicionales como el balafon, otra de niños de la que ya he hablado otras veces y que anima mucho, y otras dos de jóvenes que cantan en francés con cantos más clásicos.
Era la primera vez que se hacía, no una concierto sino en esta ocasión, se hizo un poco de publicidad y un poster muy bonito que podréis ver, aquí tenemos gente muy capaz de todo eso y hay que dejarles que se expriman. Y el concierto fue un momento muy agradable y con la participación de mucha gente; eso hizo que el ambiente fuera bonito y que todos se fueran a sus casas contentos de haber vivido ese rato. 
Encuentro con musulmanes
Todos estamos al corriente de la tensión que existe en casi todo el mundo hacia el mundo musulmán y hacia los musulmanes. No entro en si eso tiene motivos fundados o si son prejuicios que la información crea en nosotros. Sin duda que un poco de todo.
Aquí en Camerún vivimos una situación de inestabilidad y de inseguridad, sobre todo en el norte, a causa del grupo terrorista Boko Haram. La semana pasada hubo dos atentados de personas con bombas, en uno de ellos hubo 32 muertos y en otro 5. Y ya son muchos los muertos.
En medio de esta situación, en la víspera de Navidad, los jóvenes seminaristas de nuestra comunidad con otros jóvenes de la parroquia fuimos una tarde a la mezquita central de Yaundé para tener un encuentro con los musulmanes. Se había organizado y allí nos esperaban dos imanes que nos hablaron de los fundamentos de su fe, un poco de su historia y de cómo viven en medio de las acusaciones de la opinión pública que presenta a los musulmanes como fundamentalistas y posibles terroristas. Durante más de una hora nos hablaron y luego hubo varias preguntas: sobre la posición de la mujer en el islam y en la sociedad musulmana, sobre los grupos terroristas islámicos, sobre la división que existe entre musulmanes chiitas y sunitas….
Es cierto que presentaban una imagen del islam sin mancha, ni error, ni problemas, cuando sabemos que la realidad es distinta. Tampoco era cuestión de hacer polémica sino de encuentro, de conocerse un poco más, para saber apreciarse y respetarse. Al final nos ofrecieron un refresco y pasamos a visitar la mezquita y los locales. Ahora esperamos que nos devuelvan la visita, os tendré informados.

Las energías renovables en francés.
A finales de enero pude participar por primera vez a la presentación de una tesis de master de una amiga y parroquiana nuestra. Eveline me había invitado y le dije que haría todo lo posible por estar presente. Es una chica que habla casi perfectamente el español, lo mismo que el inglés y que estaba haciendo un master de traducción. Aquí uno se sorprende de la facilidad que tienen con los idiomas.
Son muy protocolarios y hay que ver lo bien que han copiado las formalidades exteriores y todo el paripé que se hace. Había un tribunal de tres personas, el que le había ayudado en la redacción de su tesis, el presidente y el que le buscaba las pulgas. La cosa fue interesante y no muy larga. Ella presentó el tema de su tesis que consiste en la traducción al francés de términos ingleses que se utilizan en las energías renovables. No fue muy pesado y tampoco con un lenguaje muy complicado, y hasta los no iniciados como yo pudimos entender casi todo. Luego nos hicieron salir para la deliberación y al volver a entrar dieron la nota, muy bien, que sería una especie de notable o algo así.
Luego compartimos un bocata y un refresco que habían preparado para celebrar el momento. Como veis esto no es la sabana del Chad ni mucho menos, pero hay que saber estar.
Problemas en las familias polígamas y búsqueda de la reconciliación.
         Según el derecho civil de Camerún cuando se hace el matrimonio civil la pareja debe elegir que tipo de matrimonio quiere vivir. Aquí se habla de régimen monógamo o régimen polígamo. Es decir un hombre con una mujer o por el contrario con varias. Sé que a vosotros os choca pero así son las cosas por estos lugares. Muchas veces es la familia que hace presión para que elijan el régimen polígamo como respuesta a sus tradiciones en donde la poligamia es un valor. Otros muchos elijen el régimen polígamo pero en realidad viven toda la vida en un régimen monógamo.
         Viendo a mí alrededor me parece que en la mayoría de los matrimonios polígamos no es fácil la vida en común y la convivencia, entre las mujeres y entre estas con el marido.
         Este domingo pasado hemos intentado hacer una conciliación entre dos mujeres casadas con un mismo marido. Este está fuera desde hace varios años y la situación que se vive en la casa no es fácil. Las hijas de una habían venido a hablar conmigo de lo que Yvette, la otra mujer de su padre les hacía. Yo las escuche e intenté informarme con vecinas que la conocen y luego con la mujer en cuestión, y la realidad no era tan clara como parecía. Todos en la familia son cristianos así que vimos que había que hacer algo. Decidimos que se hiciera una reunión de todos juntos una tarde en un lugar neutro y este lugar era la parroquia. Invité a dos mujeres amigas de la familia, que conocen los problemas y que podían ayudar y hacer de mediación.
Yvette no tiene hijos, mientras que Thérèse, la otra, tiene varios y ese día vino con tres de sus hijas ya mayores.
Después de un momento de oración, tomé la palabra para decir lo que se iba a hacer y les di la palabra a todas para que se explicaran y sacaran todo lo que llevaban dentro. Claro está que salieron acusaciones de unas contra otras, más o menos reales. Luego las dos que venían para la mediación tomaron la palabra para decir como veían la situación. De nuevo les di la palabra pero con una pregunta para cada una: ¿Qué puedo o tengo que hacer para que la situación cambie y mejore? Insistiendo que aquí en África la palabra tiene mucho peso, y cuando se dice una cosa hay una obligación moral muy fuerte para realizar lo que se ha dicho.
Una vez que se había dicho todo lo que causa problema y que se había descubierto lo que está podrido, había que intentar buscar medios de solución. Es un problema de remonta a varios años atrás y no se podía zanjar en unas horas, así que después de casi dos horas de intercambio nos despedimos con deberes para cada una en vista de una futura conciliación el domingo de ramos.
Esperemos que este tiempo de cuaresma que empieza mañana pueda servir para avanzar, desbloquear y crear puentes allí donde hay tensión, molestar y problemas grandes.
Acabo con algunas frases que creo que valen la pena:
«Es tarde pero es nuestra hora; es tarde pero es todo el tiempo que tenemos a mano para hacer el futuro... Es tarde pero es madrugada... si insistimos un poco».
AVANZAR
No, no te detengas.
Comenzar bien es una gracia de Dios.
Continuar por buen camino y no perder el ritmo..., es una gracia todavía mayor.
Pero la gracia de las gracias, está en no desfallecer, con fuerzas todavía o ya no pudiendo más, hecho trizas o añicos, seguir avanzando hasta el fin. Helder Cámara

POR UNA CULTURA DE LA PAZ Y DE LA NO VIOLENCIA
1. Respetar todas las vidas
Respetar la vida y la dignidad de cada persona, sin discriminación ni prejuicios.
2. Rechazar la violencia
Practicar la no violencia activa, rechazando la violencia en todas sus formas: física, sexual, psicológica, económica y social, en particular hacia los más débiles y vulnerables, como los niños y adolescentes.
3. Practicar la generosidad
Compartir mi tiempo y mis recursos materiales cultivando la generosidad a fin de terminar con la exclusión, la injusticia y la opresión política y económica.
4. Escuchar para comprender
Defender la libertad de expresión y la diversidad cultural privilegiando siempre la escucha y el diálogo, sin ceder al fanatismo, ni a la maledicencia y el rechazo del prójimo.
5. Preservar el planeta
Promover un consumo responsable y un modo de desarrollo que tenga en cuenta la importancia de todas las formas de vida y el equilibrio de los recursos naturales del planeta.
6. Reinventar la solidaridad

Contribuir al desarrollo de mi comunidad, propiciando la plena participación de las mujeres y el respeto de los principios democráticos, con el fin de crear juntos nuevas formas de solidaridad.  Gandhi

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...